Dejate lle-Bar

Dejarse de llevar x una decisión, x un bus, Ilha Grande, Rio de Janeiro y un velero.


Deja un comentario

Huir del pueblo…y llegar a Palmas

Palmas, Ilha Grande

Palmas es un lugar ideal para descansar de la primera parte de la caminata, camino a Lopes Mendes, pegarse un chapuzón en el mar, quedarse un rato bajo los árboles, elongar un poco y seguir. No hay comercios, solo algunos locales donde se puede comprar comida rápida y sándwiches.

Aquí, existían haciendas donde utilizaban la mano de obra esclava para el cultivo de caña de azucar y café. Las batallas navales entre los piratas y los barcos del imperio portugués también se libraron aquí. Palmas fue uno de los lugares habitados de la Isla Grande durante el siglo XIX y es actualmente uno de los lugares menos poblados con alrededor de 70 personas. Las playas que forman parte de Palmas son:  Brava, Grande de Palmas, Mangues, Pouso, Itaóca, Itaoquinha, Aroeira y Recifes. Hay varios campings y muy pocas posadas. Un bar que me pareció muy original y agradable fue Morango das Palmas. Claramente el bar sugiere a morangos o frutillas, ya que tiene frutillas pintadas por todo el bar, los asientos, los vasos, las paredes, el baño, en fin…todo el bar.

Bar Morango das Palmas

Después de varias idas a Lopes Mendes, y pasar por allí, decidí aprovechar mis 2 días libres e ir a hacer camping, tenía muchas ganas de despertarme frente al mar. Así que allí fui, hice la caminata de 1 hora hasta allí, con lo necesario para 2 días. Necesitaba salir un poco de Vila do Abraao, es un pueblo chico y nos vemos todos los días… todos. Necesitaba no ver a la misma gente. Fueron dos días de tranquilidad, lectura, playa y nubes, sí… días nublados pero no fríos. No había mucha gente acampando. Lo bueno de este camping es que alquilaban carpas. Creo que por día me salió 15 reales. Me quedé tranquila, leyendo en la playa y a la noche me fui a comer algo al bar Morango das Palmas. No eramos muchos, y en breve se armó charla,  entre la camarera, el barman, un muchacho que trabajaba en otro camping, su novia y yo. La camarera y el barman eran cariocas, y los demás eran pernambucanos. Lo que yo no sabía es que a las 00 horas, cortaban la luz, así de golpe, en todo Palmas, y todo el mundo a dormir.  Con la linterna del celular, caminando por la playa, llegué al camping, no había mucha luna ni estrellas, estaba nublado, así solo el ruido del mar era lo que se podía apreciar aquella noche.

Día nublado en Palmas

Al día siguiente salía de a ratos el sol, así que pude asolearme un rato y meterme al agua. Opté por volver al pueblo antes de la noche, ya que tenía que volver caminando por la trilha. De vuelta al pueblo, saludando a todo el mundo en la calle, como siempre. Un amigo paulista al verme me pregunta: Bárbara, onde você tava?, a lo que respondí: Fugí do povoado, precisava dois días sem conhecer ninguem. A estas alturas ya llevaba dos o tres meses en la isla.

Praia Palmas, Ilha Grande

Palmas de Noche, un dato a tener en cuenta.

             Durante el verano, y dado a la cantidad de turistas que visitan la isla, se organizan fiestas en un bar de Palmas, frente al mar. Fiestas a donde van locales y turistas. Normalmente uno se entera de boca en boca, el pueblo es muy pequeño así que todo es así. Talvez estas en la calle vas caminando y un chico te avisa que a las 23 hrs. sale un barco para Palmas, y regresa a las 5 am. O tal vez te enteras en el hostel donde estás parando. Así que es solo cuestión de acercarse al muelle y comprar el pasaje ida y vuelta, e ir a disfrutar de un poco de música, gente y caipirinhas frente al mar.

Bárbara


Deja un comentario

Lopes Mendes… la más linda.

Lopes Mendes es una de las playas más famosas y bellas de Ilha Grande, una de las maravillas de Rio de Janeiro.

Lopes Mendes

Considero que es el principal atractivo si alguien visita la isla por 2 o 3 días. No hay que dejar de ir. Localizada en la costa oceánica, de frente al sur y con 3 Km. de playa de arena fina y blanca. Es una playa desierta, no tiene mucha profundidad y sus aguas son transparentes. Es ideal para surfear, ya que el mar está casi siempre agitado. Lo más interesante es que tiene sombra natural, por los árboles que están en la playa, con lo cual no hay que llevar sombrilla.  No hay comercios, ni casas, y no se puede acampar, solo se puede ir a pasar el día. Si uno quisiera hospedarse cerca, hay que ir a  Palmas, Pouso o Praia dos Mangues. Siempre hay  vendedores ambulantes de sándwiches o bebidas y para los que quisieran experimentar con el surf, se pueden alquilar tablas.

Como llegar: en barco, a  pié o en bicicleta.

Tiempo estimado en barco: 40 minutos más una caminata de 30 minutos.

Tiempo estimado a pié: 1:40 hrs.

Qué llevar: Buen calzado para caminar. No hojotas ni calzado de suela plana. Agua, frutas y sándwiches para hacer picnic. Protector solar y sombrero. Cámara de fotos.

Para llegar a Lopes Mendes, hay que pasar por Praia Palmas.

Llegar en barco:

                       Se compra el pasaje en alguna agencia o vendedor cerca del muelle de Vila Abraao. Se puede comprar ida y vuelta. El barco hace un recorrido muy lindo aproximadamente de 40 minutos hasta llegar a Praia Pouso. A partir de ahí se toma un sendero que está marcado por una baranda hecha de madera que va guiando hasta llegar a Lopes Mendes. La caminata dura 30 minutos.

Llegar a pié:

                         Saliendo de Vila do Abraao, se toma un sendero marcado (T10), como yendo para  Praia Julia. Ahí mismo hay un cartelito con una flecha que dice Lopes Mendes. La caminata hasta Palmas y Praia Dos Mangues, en un ritmo tranquilo puede durar 1 hora o un poco más. Luego pasando estas dos playas se llega a Praia Pouso donde está el sendero que conduce a Lopes Mendes.

Comentarios:

                         Siempre es mejor llevar un buen calzado de trekking. Si eso no es posible, el calzado que se tenga está bien. No es recomendable llevar hojotas porque se rompen en 5 minutos por cualquier resbalón. Los nativos y los que viven en la isla, ya están acostumbrados a hacer las trilhas descalzos. Yo al mes de vivir ahí, y de que se me rompan varias hojotas y de no andar siempre con las zapatillas encima, me acostumbré a hacer algunas caminatas descalza, no todas pero sí varias.

Lo más lindo:

                        Es sentirse parte de la naturaleza, se camina dentro de la selva, por “la mata”, entre las raíces de los árboles, entre la vegetación. El sendero está marcado por el paso del hombre. Antes de llegar a Palmas se llega a un mirador donde se puede ver de lejos y alto Vila do Abraao, el mar, el muelle. Siempre vamos a encontrar otras personas haciendo la caminata, yendo o volviendo. Nativos o turistas. Si vas solo es un buen momento terapéutico para dejar atrás las preocupaciones y concentrarse en el camino. Talvez aparece alguien que también camina solo y van juntos charlando. Si vas con gente, más divertido aún.

Bárbara.

Caminantes y música en el atardecer de Lopes Mendes

Praia Palmas, camino a Lopes Mendes