Dejate lle-Bar

Dejarse de llevar x una decisión, x un bus, Ilha Grande, Rio de Janeiro y un velero.

Hojas de rutas

Deja un comentario

Llegando a Ilha Grande. Diciembre 2011.

Llegando a Ilha Grande. Diciembre 2011.

A ver…que me falta, ¿que tengo y que voy a hacer? Millones de dudas y hojas de ruta armadas. Creo que el factor común en todas las hojas de ruta antes de emprender un viaje…es el signo de pregunta.

¿Que va a pasar? ¿Existirá realmente aquel puerto donde tengo que tomarme aquel barco que  según una web informativa local dice que parte a las 13:00 horas todos los domingos? ¿Existirá realmente aquella terminal de ómnibus, con ese nombre en aquella calle? Sí, todo indica que sí, las webs informativas, fotos subidas por viajeros que antiguamente transitaron esas calles…pero la verdad que es antes de partir hacia un lugar desconocido…todo está en el aire, en papeles, imágenes sueltas…que luego irán armando aquel rompecabezas de nuestro viaje, que irá tomando forma pieza tras pieza ubicada correctamente o no…cuando por algún motivo, desatención, confusión o similitud creemos que aquella pieza cabía en aquel espacio…pero no…no era esa…sino otra…que nos cuesta encontrar y por algún motivo no la estamos viendo.

En fin…así imagino que cada viajero arma su hoja de ruta, con suposiciones, imaginación, idealización y con la esperanza de llegar a esos puntos que son soportes de aquel viaje a lo desconocido que queremos hacer.

Y sí comienza este viaje. Tras una crisis existencial, crisis de los 30. Dejando atrás una carrera que si bien aprendí mucho, ya no me motivaba lo suficiente y con muchas ganas de animarme a hacer algo muy distinto de lo que venía  haciendo, necesitaba un impacto. Mis medios de subsidencia eran por medio del trabajo administrativo en distintas empresas desde hacía 10 años. Donde ya la mayoría conoce como son esas rutinas, ocho horas dentro de una ofi, con una ropa prolija para que los jefes no piensen que sos un  o una hippie, y al final de la jornada ok…hay libertad para hacer otras cosas.  Tenía muchas ganas de asumir otro rol en la vida. Quería ser otra Bárbara. Otro paisaje, otro contexto, otro trabajo, otra realidad…y ver que de allí surgía, animarme a experimentar sobre mis sentimientos, en otra ciudad o pueblo donde uno también desarrolle un sentido de pertenencia. Por eso sea cual fuera el destino que eligiese, mi idea era quedarme cuatro meses quizás. Tras tomar clases de portugués durante más de un año, y ya hacía varios años conocer la cultura brasilera a través de textos, su música, y todo lo que pueda leer antes de animarme a hacer un viaje sin fecha de regreso. Ahorrar dinero para que si no consigo trabajo, no me falte nada. En fin…si no se llegan a dar las cosas como quisiera, aunque sea  serían unas vacaciones de de tres.

Así, finalizó un contrato de trabajo a fin de Noviembre del 2011, flexibilidad laboral que me ayudó a tomar la decisión, nunca había entrado a un trabajo por contrato temporal, todos los anteriores habían sido estables, y aquí se me hacía más fácil soltarlo. No dependía de mí…sino de un contrato. Igual, el último día de aquel trabajo…me ofrecieron quedarme trabajando en forma permanente. Pero la verdad…yo tenía ganas de viajar. Y con la mejor educación expliqué mi situación y rajé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s